Capítulos:  1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9       Inicio

 


Los amigos tenían una imagen positiva y “perfecta” de mi papá. No tenían ni idea de cómo era él en la casa. 

Creían que era un esposo y papá modelo, porque proyectaba esa imagen en público, y además, en la oficina, los ayudaba y  aconsejaba de muchas maneras.

Con nosotros, sus hijos, no hacía eso. Frecuentemente se refería a nosotros en términos despectivos, comparándonos negativamente con los hijos de sus hermanos.

Este aspecto influyó terriblemente en los problemas familiares, porque mi papá tenía “doble personalidad”.

Él era amable, servicial, culto, un modelo de hombre  en el trabajo, con los amigos, los vecinos, en las reuniones sociales, pero en la casa se transformaba automáticamente, a partir del distanciamiento emocional con nosotros y del enfrentamiento con mi mamá. Manejaba esos cambios de una forma tan astuta, que muchas personas conocidas, incluso después de muchos años, se resistían a creer que él pudiera haber sido un hombre violento o desconsiderado con su esposa o sus hijos.

Hablaba maravillas de mi mamá y de nosotros en público, pero en lo íntimo del hogar la cosa era a otro precio.

A nosotros nos comparaba siempre en forma negativa con los hijos de sus hermanos, y nos decía con frecuencia frases como: “ustedes son unos brutos”... “oiga, gran pendejo, mire a ver si es capaz de hacer esto”... “ustedes sí que no van a ser capaces de hacer nada en la vida”... “ustedes salieron igualitos a su mamá” ... “su mamá es la que pone problema por todo...” “...su mamá es la que no deja...” “su mamá no hace sino alegar todo el tiempo...” “vaya dígale a la fiera de su mamá...”, etc.

A veces, cuando mis papás discutían sobre ese y otros temas, como por ejemplo, la dependencia enfermiza de mi papá hacia su familia paterna, él le decía a mi mamá que estaba loca, que no sabía lo que decía, que eran chismes de sus amigas, que ella ya sabía cuál era la solución, etc.

Cuando discutían sobre dinero, o sobre los negocios de mi papá, generalmente era porque mi mamá le advertía sobre la inconveniencia de hacer uno u otro negocio, o porque le hacía ver que a los parientes él sí les colaboraba en todo, mientras que a sus propios hijos los marginaba completamente; en esos momentos él le decía que ella era una bruta, que no sabía nada, que no servía para nada, que todo eso eran mentiras, que ella lo estaba calumniando, que todo era falso, que ella nos estaba consintiendo, que quería convertirnos en unos inútiles, que nos quería educar con delicadas maneras, que nos quería educar “a lo rico”, etc.

Un domingo, siendo nosotros muy niños, salimos a pasear a un parque muy conocido. En un momento dado, mi papá dijo que quería ir a donde la mamá de él, pero mi mamá dijo que ella no iba a ir.

Entonces él inmediatamente tomó un taxi y se fue, dejándonos en el parque sin un solo peso para regresar a la casa. Ella tuvo que ir a pie hasta donde una hermana de ella, que vivía bastante lejos del parque, para  pedirle prestado dinero para regresar a la casa.

Mi mamá sufrió mucho de los nervios y se vio afectada en su salud física de diferentes maneras. En razón a esos problemas de salud, mi mamá debió someterse en varias ocasiones a diferentes cirugías y tratamientos costosos en el lapso de varios años. Una vez, antes de una de esas cirugías, mi papá le dijo: “Cuándo es que usted se va a morir?”. En otra oportunidad, mi mamá estaba convaleciente de una histerectomía. Tuvo una discusión con mi papá y él le dio una patada. Ella sintió que se le abría la herida que tenía producto de la operación.

Capítulos:  1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9       Inicio

Cree un sitio web gratuito con Yola.